El libro del príncipe Harry y Meghan Markle: Una reacción impulsiva enfureció a la Reina


El príncipe británico Harry y su esposa Meghan, duquesa de Sussex, se van después de asistir a los Endeavour Fund Awards en Londres, Gran Bretaña, el 5 de marzo de 2020. REUTERS / Hannah McKay / File Photo

 

“Harry envió un correo electrónico a su abuela y a su padre para decirles que él y Meghan habían tomado la decisión de cambiar su forma de trabajar, de dar un paso atrás y pasar más tiempo en el extranjero. No entró en muchos más detalles, preocupado de que la noticia se filtrara a través de un miembro del personal. El resto, dijo, lo discutirán en persona”, ese escueto mail, enviado antes de las últimas navidades, y sin muchos detalles fue la punta del iceberg… Al menos para el resto de la familia real británica. Harry y Meghan llevaban meses de sufrimiento.

Publicado originalmente por Infobae

Así cuenta el libro, “Encontrando la libertad: Harry y Meghan y la formación de una familia real moderna” la versión de los Sussex sobre su tormentosa desconexión de los deberes reales. Hoy se conoció un adelanto de la biografía que cuenta con el visto bueno de los duques y que promete remecer aún más la ya dañada realeza.

“Con ambos miembros de la familia informados, se pidió a la oficina privada de Carlos que programara un tiempo para que los dos se reunieran con la Reina, que estaba basada en Sandringham para las vacaciones, tan pronto como los Sussex regresaran al Reino Unido el 6 de enero. Su viaje a Londres iba a ser corto, pero Harry quería asegurarse de que para cuando regresaran al Canadá al final de la semana, su nuevo capítulo estuviera asegurado.

Harry tenía razón en estar preocupado por las filtraciones. Los detalles del correo electrónico pronto terminaron en manos de un reportero de un periódico sensacionalista que comenzó a preguntar sobre los planes de la pareja de pasar más tiempo en Canadá. Pero esa era la menor de sus preocupaciones. A pesar de los repetidos seguimientos en la oficina de su padre, no pudo asegurar tiempo con la Reina. Se le dijo que ella no estaría disponible hasta el 29 de enero. “Sentía que estaba siendo bloqueado”, dijo una fuente cercana al príncipe”.

Según el libro, mientras su vuelo de Air Canada hacía su aterrizaje de madrugada en Heathrow, y aún sin cita para ver a Su Majestad, Harry y Meghan fantasearon con la idea de conducir directamente a ver a la Reina, pero finalmente no se animaron.

“Preocupado por perder el control de la situación, Harry se puso en contacto con su abuela para explicarle sus preocupaciones, y ella firmó la elaboración de una declaración conjunta. (…) Harry y Meghan estaban nerviosos por lo que estaba a punto de suceder. Habían visto un borrador de lo que el Palacio de Buckingham planeaba publicar en una declaración que seguiría a la suya”. Pero las cosas se precipitaron. Comenzaron a salir versiones en los medios, Harry sintió que lo evitaban y tomó la impulsiva decisión en soledad, junto a su esposa.

Sin previo aviso a su familia, el 8 de enero, la pareja publicó en Instagram que querían independizarse. Junto con su anuncio, lanzaron sussexroyal.com, que ya no era una página para su nueva fundación, sino una hoja de ruta del “nuevo modelo de trabajo” que esperaban adoptar. Ofrecía claridad sobre su decisión de ser financieramente independientes, que no sólo era tener más libertad en su trabajo sino también eliminar la justificación de los tabloides para tener acceso a sus vidas.

El sitio web tomó a todos, incluso a su equipo de comunicaciones, por sorpresa. Los ayudantes y los miembros de la familia sabían que la pareja quería dar un paso al costado, pero el sitio web, que presentaba los detalles de su modelo de medio entrar y medio salir como si fuera un trato hecho, puso a la Reina en una posición difícil.

Los ayudantes del Palacio de Buckingham se deshicieron de su declaración original y publicaron un breve comunicado de prensa 15 minutos después de que los Sussex publicaran la suya: “Las conversaciones con el Duque y la Duquesa de Sussex se encuentran en una etapa temprana. Entendemos su deseo de adoptar un enfoque diferente, pero son temas complicados que tomarán tiempo en resolverse”.

Los ayudantes, incluyendo al secretario privado de la Reina, Edward Young, estaban furiosos. “A las oficinas privadas no les gusta ese tipo de comportamiento”, dijo una fuente familiarizada con las negociaciones. “Es profundamente insalubre y no es bienvenido”.

Sin embargo, más inquietante fue la reacción de la familia al sitio web que habían lanzado. “El elemento de sorpresa, la ceguera de la Reina, con razón, fue profundamente perturbador”, según un miembro de la familia. Varios compartieron que tanto la Reina como el Príncipe Felipe estaban “devastados”.

“La familia es muy privada y el hecho de hacerla pública, cuando se les dijo que no lo hicieran, perjudicó a la Reina”, continuó la fuente. “Estaba exponiendo lo que los Sussex querían en una declaración sin consultar primero con Su Majestad – y ella es la jefa de la institución”.

El palacio se apresuró a averiguar si todos los requisitos del manifiesto de la pareja podían funcionar incluso logísticamente, incluyendo tener “la futura autonomía financiera para trabajar externamente”. Esto era muy diferente de la simple idea de pasar más tiempo en el extranjero que se había presentado originalmente. Había cuestiones de seguridad y financiación, implicaciones fiscales y visados. ¿Cómo podían legalmente asumir esfuerzos comerciales y aún así representar a la Reina? “Era un gran dolor de cabeza”, dijo un asistente exasperado.

Incluso una fuente cercana a la pareja admitió que aunque Harry y Meghan habían pensado mucho en esta inmensa transición, también podían ser “impacientes e impulsivos”. “En cierto modo, se ponen calientes”, dijo la fuente. “Las reacciones en momentos individuales definitivamente no son las mismas, un mes, unas semanas, en el futuro.”

A pesar de su tristeza ante la idea de perder a los Sussex como miembros de la realeza, la Reina pudo ver que era necesario que la pareja se separara completamente de la institución. Nadie debería ser forzado a hacer algo que no quiere hacer. Pero si Harry pensó que su propuesta pública resultaría en que obtuvieran exactamente lo que querían “estaba muy equivocado”, dijo un alto cortesano. “La Reina entendió las dificultades a las que se enfrentaban, pero las reglas no se doblan por nadie”. El Palacio de Buckingham emitió un comunicado en el que se afirmaba que se llegaría a una solución a las peticiones de Harry y Meghan “en el plazo de días, no de semanas”.

Después de tres días de discusiones entre las casas reales y los funcionarios del gobierno, incluido el gobierno canadiense, la Reina pidió que Harry viajara a Sandringham para reunirse con ella, Carlos y William En la “cumbre de Sandringham”, resolverían el futuro de una vez por todas.

Si William y Kate ya tenían sus dudas sobre el umbo que Harry quería tomar en su nueva vida, ahora con Meghan Markle, la decisión unilateral de abandonar la realeza y no poner en preaviso a nadie sobre la maniobra fue la gota que rebalsó el vaso: la relación entre los hermanos se había roto.